lunes, 26 de enero de 2015

IN MEMORIAM ALFREDO MUÑOZ ARCOS, IMAGINERO DE GUADALCANAL

                                                         Fotografía de Alfredo Muñoz Arcos

                                             Por Ignacio Gómez Galván 


Cuando el teléfono suena a deshora, siempre pensamos que algo grave ha ocurrido. Ayer sobre las once y media de la noche, recibí la llamada de Antonio Arcos, donde me informaba que su primo Alfredo Muñoz Arcos, había fallecido en Linares donde vivía. Había cumplido 94 años el pasado mes de agosto.

Conocí a Alfredo Muñoz en el año 2011, cuando me llamó para pedirme me pusiera en contacto con la Hermandad de la Veracruz, ya que quería realizar la restauración de la imagen antigua de la Virgen de la Cruz, que había construido en los años treinta del siglo pasado. 
Fotografía de la visita a su casa de Linares
      Por este motivo, lo visité en su casa de Linares en dos ocasiones, y entonces conocí la labor que había realizado en el enaltecimiento de la Semana Santa de Andalucía, como lo demuestra, con la construcción y restauración de un centenar de imágenes o enseres.

Alfredo Muñoz Arcos, nació en Guadalcanal, el día veinte de agosto de mil novecientos veinte, en la calle Pilar número doce, que era el domicilio de su padre Manuel Muñoz Arcos y su madre Concepción Arcos Bernabé. Era el primer hijo fruto del matrimonio que sus padres celebraron el diecisiete de agosto de mil novecientos diecinueve, en la iglesia parroquial de Santa Ana. 

A los dieciséis años, Alfredo Muñoz Arcos, inicia los primeros trabajos profesionales en Guadalcanal. Estando de vacaciones en el pueblo, se inició la denominada Guerra Civil Española, con las consecuencias que todos conocemos. A primeros de septiembre visitó la ermita de San Benito con unos amigos y sólo encontraron la cara del Cristo de la Humildad, las manos de la Virgen de los Dolores y las caras de Santa Justa y Rufina. En el pozo que hay en la entrada, a dos metros de profundidad, estaban los restos del Cristo de la Humildad. Le faltaba la cabeza, el pecho, el vientre, la espalda, tres dedos de la mano derecha y dos del pie derecho, los brazos sueltos, y el derecho en dos trozos. Por estas circunstancias, sería el primer trabajo que realizó para Guadalcanal, restaurar al Cristo de la Humildad. Empezó por encolar todas las piezas y seguidamente acoplar los trozos de madera que faltaban, para empezar a tallar. Una vez restaurado, inició el proceso de estucar, lijar y policromar y finalizado el trabajo lo entregaron al cura párroco de Santa María de la Asunción D. Manuel Jiménez Sutil, que lo felicitó.
                
                          Virgen de la Cruz, restaurada por Alfredo Muñoz 

No terminó aquí el trabajo de Alfredo Muñoz, a instancias del cura párroco, acometió la restauración de los altares de la iglesia. Con los restos del altar mayor, pudo construir el del Cristo de la Humildad (en la actual capilla del Sagrario). Con los restos del retablo de San Ignacio de Loyola, de la parroquia de Santa Ana, confeccionó el de la Milagrosa, en la misma capilla. Restauró el altar del Cristo Amarrado a la Columna, con los restos del monumento de Santa Ana y por último, realizó un nuevo retablo en colaboración con el sobrino del párroco, de la capilla de Nuestro Padre Jesús.

Un momento importante de su vida, se produce cuando traen la nueva imagen de la Soledad a Guadalcanal en 1937. El hermano mayor de la cofradía le presenta al autor de la imagen D. José Fernández Andes. Éste conocedor de su interés, le realiza infinidad de preguntas relacionadas con la escultura y pintura, que nuestro futuro imaginero intentan responder con los conocimientos que en esos momentos poseía. No debieron defraudar a Fernández Andes sus respuestas, ya que éste le dijo que aunque se iba al día siguiente, cuando sus padres quisieran, se comprometía a tenerlo a prueba durante un mes. A los tres días se marchó para Sevilla y estuvo con el escultor hasta que se incorporó al servicio militar.

Cuando llegó a Sevilla, Fernández Andes estaba trabajando en el Cristo de los Gitanos, y Alfredo Muñoz realizó diversos trabajos ayudándole con esta imagen.

Posteriormente, bajo la dirección de Fernández Andes, realizó un Corazón de Jesús de tamaño natural, para el pueblo de Montellano. También por aquellas fechas construyó un Nazareno para Alcalá la Real y una Inmaculada de tamaño real y otra Inmaculada de 80 cm.

Por las tardes recibía clases de dibujo por un profesor en los Salesianos, y en este colegio conoció a Don Antonio Illanes, muy conocido por los guadalcanalenses, ya que hizo la nueva imagen de la Virgen de Guaditoca y la Amargura. También conoció por aquellas fechas a Castillo Lastrucci, autor del Cristo de la Veracruz y la Virgen de la Cruz, ambos grandes maestros imagineros.

Estando con Fernández Andes, el hermano mayor de Nuestro Padre Jesús, Jesús Rivero, le encarga la nueva imagen del Nazareno. El famoso imaginero le dice: “… como es para tu pueblo, no quiero que toque nadie más que tú, y bajo mi dirección esta escultura…”. Fernández Andes modeló la cabeza y Alfredo Muñoz preparó la madera y la ensambló y devastó el bloque, lo sacó de punto desde el cuello a los pies, después la cabeza y las manos que habían sido modeladas por otros escultor, las ensambló también, le dio el aparejo, el lijado y todo supervisado por el maestro Fernández Andes, quedó listo para policromarlo, trabajo que realizó don Juan Valcera, íntimo amigo de Fernández Andes. Una vez terminada la imagen, organizó el traslado en un vehículo de los García.


En el año 1940, estando en Villacarrillo,  modeló una imagen de la Virgen de la Cruz, de la Hermandad de la Veracruz, de Guadalcanal, que procesionó en nuestra Semana Santa hasta 1948, en que cambiaron la cabeza de la Virgen por la realizada por Castillo Lastrucci. Recientemente la ha restaurado y entregado a la Hermandad, sin ningún costo.

A los tres meses de acabar la guerra, lo destinaron a La Carolina, donde conoció a la que sería su esposa Dª Mariana Ming Ming, con la que se casaría el 22 de junio de 1942, estableciéndose en la referida localidad durante cuatro años, hasta que se trasladó a Jaén.
Posteriormente en 1966 marchó a Barcelona, donde montó un taller y al mismo tiempo impartía clases de dibujo y modelado en la Escuela Massana, hasta el año 1976. Continuó en Barcelona hasta el año 1978.

A partir de esta fecha  fue cuando se iniciaron sus grandes trabajos de imaginero, tanto en obras de nueva construcción, como importantes restauraciones de imágenes, retablos, enseres, etc., trabajos que ha seguido realizando hasta nuestros días.


Prueba de la labor realizada, la tenemos en las numerosas condecoraciones que ha recibido durante su dilatada carrera,  de las que relacionamos algunas de ellas:
Alfredo Muñoz con alguna de las distinciones recibidas
§   Medalla de Oro de las Bellas Artes, de la ciudad de Jaén
§   Hijo Adoptivo de Carboneros, con fecha 24 de mayo de 2009
§   Medalla de Oro de la Cofradía de Cristo Resucitado, de Jaén, en el año 2004
§   Placa de agradecimiento del pueblo de Carboneros
§   Concha de plata por la restauración de la Magdalena (Jaén)
§   Concha de plata por la talla del Cristo Yacente (La Carolina-Jaén)
§    Medalla de Oro por la Virgen de la Victoria, concedida por la Pontificia Real e Ilustre Agrupación de las Cofradías de Jaén.
§    Olivo de Plata por los Costaleros de Jaén.

Sin embargo, ha fallecido sin que su pueblo natal, no le dedique una sola mención, ya que el expediente para concederle la Medalla de Oro de la Villa que se inició en 2011, aún están sin resolver por parte del Alcalde.

Ya que no ha sido posible concederle la Medalla de Oro, yo pediría al Ayuntamiento, que al menos realizara un pequeño azulejo recordatorio y lo instalaran en la casa donde nació, en la calle Pilar número doce.

Descanse en paz don Alfredo Muñoz Arcos y reciban sus familiares, nuestro más sentido pésame.
....................................................
Por último, para que se hagan una idea de los trabajos realizado por Alfredo Muñoz, a continuación les ofrecemos algunos de los realizados, durante todos estos años.

GUADALCANAL (Sevilla)

Reconstrucción del Cristo de la Humildad y Paciencia.
Construcción de la Virgen de la Cruz, para la Hermandad de la Veracruz. (1940)
Retablo del Cristo Amarrado a la Columna
Retablo del Cristo de la Peña.
Retablo de Ntro. Padre Jesús
Ayudando a Fernández Andes en la imagen de Ntro. Padre Jesús.
Restauración de la Virgen de la Cruz de la Hermandad de la Veracruz (2011)

MONTELLANO (Sevilla). Construcción del Sagrado Corazón de Jesús

MADRID.- Construcción de Dolorosa, para Santa Justa. Construcción de Dolorosa, para Pinto. Construcción de San Juan, para Santa Rufina. Construcción de dos Crucificados y un Nazareno

JAEN.- Parroquia de San Ildefonso:  Construcción Ntra. Sra. de la Soledad; Construcción de Jesús y Ángel, de la Oración en el Huerto y Construcción de la Virgen de la Victoria, de la Cofradía del Resucitado.
                         
                      Imagen de la Soledad de la parroquia de San Ildelfonso

Parroquia de la Magdalena.-  Restauración de la Magdalena (1940); Retallado del Cristo de la Clemencia y Construcción de la Dolorosa del Mayor Dolor

Iglesia de San Juan de Dios.- Restauración del altar mayor; Manifestador y sagrario. Ángeles. San Joaquín. Santa Ana. San José. Sagrado Corazón de Jesús. Sagrado Corazón de  María. San Juan de Dios. Magdalena. Viacrusis

Iglesia de la Merced.- Dedo índice y anular de la imagen de Nuestro Padre Jesús (El abuelo)

Iglesia de San Juan. Restauración de la Virgen del Transito. Construcción de la Magdalena

Convento de las Bernardas. Restauración del Santo padre San Francisco, del coro alto y Construcción del Corazón de Jesús.

Convento de las Teresianas.- Restauración de la Santa Madre Teresa

Iglesia de San Clemente. Restauración de la Virgen de los Remedios

OTRAS RESTAURACIONES DE JAEN. Restauración de la Oración del Huerto de la cofradía de la Veracruz y de la Virgen de la Milagrosa en el Sagrario de la Catedral.

PROVINCIA DE JAEN

Arquillos.-  Construcción del retablo, del Cristo Crucificado y Construcción de la Cruz y restauración de San Antonio Abad

Alcalá la Real.Construcción del Cristo Nazareno (el Pellón).

Pegalajar.- Dosel del retablo y construcción del Cristo de la Veracruz

Villanueva de la Reina.- Retablo del Cristo Crucificado.

   Linares. Iglesia de San Francisco. Construcción altar del Perpetuo Socorro y del Trono del Santo Entierro. Restauración de la Esperanza y Estación del Cristo de la Expiración.

Linares. Parroquia de Santa María. Dosel y altar de la Virgen Milagrosa y restauración del Cristo de la Santa Cena
                         
GuarrománConstrucción de la Dolorosa y restauración de la Inmaculada Concepción de Jacinto Higueras.


Retablo de Carbonero, realizado por Alfredo Muñoz Arcos
CarbonerosConstrucción del retablo de 42 m2, Sagrario y manifestador, cuadro del Perpetuo Socorro y construcción de una Dolorosa.
                 

La Carolina. Construcción del Cristo Yacente, restauración de trono y de los Ángeles. Construcción de la Inmaculada y de una Dolorosa

Villacarrillo. Cabecera, brazo y mano de nuestra Sra. de la Asunción y medio retablo del altar de las Ánimas y dorado de un tramo.

Iznatoral.- Restauración de San Antonio Abad, patrón de Iznatoral.

Parroquia de la Estación de Baeza.- Restauración del Crucificado y cruz


Fuerte del Rey.- Construcción de una Dolorosa.


2 comentarios:

José María Álvarez Blanco dijo...

La lectura de este texto me sugiere dos consideraciones:
1.- El pesar por el fallecimiento de una persona que dedicó su vida a un arte tan difícil como la escultura, quien aun viviendo la mayor parte de sus años lejos de su pueblo siempre lo tuvo en mente como demuestra Ignacio Gómez con los amplios datos que aporta. Solo tengo que añadir mi más sentido pésame a sus familiares de Guadalcanal los hermanos Arcos Cabeza: Pepe, Prudenciano, Manolo y Antonio.
2.- La cicatería tanto a nivel institucional (Ayuntº y Hermandades) como general de la gente en reconocer la trayectoria de un artista nacido en el pueblo y que siempre lo tuvo presente. Como ya escribí en una ocasión "mucha gente de Guadalcanal se va físicamente de la villa, pero se quedan en ella con la mente" y el caso de D. Alfredo es un ejemplo representativo. Esto, para más inri, ocurre en un pueblo que según sus ediles hace de su Semana Santa su más genuino "marcador de identidad" por emplear el término acuñado por el antropólogo de guardia del nacionalismo andaluz, el cual afortunadamente no alcanza las cotas de delirio de otros. Al parecer eso no basta. Deseo amigo Ignacio que tu propuesta, de poner una cerámica en la casa donde nació el imaginero que acaba de dejarnos, no corra la misma suerte que las mías de recordar en una placa al único escritor de Guadalcanal que dedicó un libro expresamente a un aspecto de la cultura popular de nuestro pueblo, y de dar el nombre de Jesús Pérez (el inolvidable Pelito) al campo de fútbol. Solo llegan a feliz término iniciativas particulares como la tuya, en el caso de Andrés Mirón y gracias a que ostentabas la cuota de poder suficiente cuando eras concejal. Se me podría objetar que no llevo razón pues ahí está el caso de Vicente Amigo y algún otro que no comento, pero el guitarrista es famoso a nivel mundial y la pasión por la imagen - esa miserable mandanga que nos traído el progreso sustituyendo la química por la electrónica - con el famoso si produce réditos o al menos eso creen algunos.

Anónimo dijo...

Mi mas sentido pésame a su viuda actual doña Antonia Martinez y a toda la familia